Cortés FM 105.7 | Cristal FM 88.9

Con más variedad musical

Solo L0.98 centavos por estudiante se asignaron para compra de textos en presupuesto de Educación 2024

El anteproyecto del Presupuesto General de Egresos e Ingresos establece, en el renglón de Educación, penas 1.66 millones de lempiras para comprar textos a 1.7 millones de educandos matriculados en el sistema educativo de Honduras, es decir, aproximadamente 0.98 centavos de lempiras por cada estudiante.

Así lo indica un informe de la Asociación para una Sociedad Más Justa (ASJ), cuyo director de Educación, Denis Cáceres, lamenta que, ante la carestía de libros, los alumnos tengan que dividir su uso.

«Honduras es uno de los países donde los estudiantes no tienen un libro de texto para cada estudiante, tienen que compartirlo a veces entre 3 y 4 estudiantes. Cuando el estudiante tiene que compartir su libro de texto su rendimiento académico baja. El estudiante no se puede llevar (a su casa) el libro de texto porque lo tiene que compartir entre 4″, expresó Denis Cáceres, director de Educación de la ASJ.

En varias escuelas públicas de Honduras, los textos escolares son prácticamente un lujo, porque desde el 2016, cuando se realizó la última entrega masiva de libros, en muchos centros educativos la entrega se hizo parcial o aún siguen esperando su llegada, señaló.

Según el Presupuesto General de la República 2024, los fondos para educación aumentaron en un 7%, pasando de 38,109 millones 509,221 de lempiras, a 40,752 millones 644,279 de lempiras.

De acuerdo a las autoridades de la Secretaría de Educación, la matrícula escolar se ha venido recuperando desde el 2022, tras una caída a nivel nacional a causa de la pandemia del covid-19 en 2020.

En 2022 la matrícula de niños y jóvenes fue de 1.6 millones de alumnos, y en 2023 aumentó a 1.7 estudiantes. En años previos la población estudiantil superó los 2 millones.

El Congreso Nacional ya recibió del Poder Ejecutivo el anteproyecto del Presupuesto, cuya discusión comenzará el 17 de octubre.

Padres de familia se quejan

De acuerdo al informe de progreso educativo de la ASJ, para aumentar los niveles de aprendizaje es primordial imprimir y distribuir material de enseñanza para cada estudiante, algo que es casi un sueño en la mayoría de escuelas de Honduras.

«Deberían hacer los proyectos de entrega de textos escolares desde inicio del año, a partir de febrero para que los niños estén con todos y cada uno de sus textos», manifestó Nelly Coello, directora de la Escuela John F. Kennedy, en Tegucigalpa, la capital.

Coello detalló que pese a contar con una matrícula de casi 740 alumnos, solo les enviaron 500 libros este año, lo que indica que no ha habido una ausencia total del material didáctico.

«Podemos caer en cierta injusticia en decir que totalmente el sistema educativo público está desprovisto totalmente de textos, si hay esfuerzos pero por supuesto se requieren muchísimo más», dijo Alexis Ordóñez, secretario ejecutivo del Consejo Nacional de Educación.

Mientras tanto, los padres de familia piden mayor compromiso con la educación porque en muchos hogares no tienen recursos para invertir en textos.

«Uno se resigna y dice ‘ni modo, hay que sacarle la copia y gastar‘, y se gasta bastante dinero en eso, aunque solo cueste 50 centavos o un lempira, porque no es solo ese 50 que se gasta, sino que es repetitivo», expresó Jaqueline Gómez, representante de la Asociación Hondureña de Padres de Familia.

Honduras a nivel de Zambia o Senegal

Esta situación en las escuelas públicas ubica a Honduras en el mismo nivel de países africanos como Zambia Senegal, de acuerdo a ASJ, donde los textos educativos son casi inexistentes y el impacto se refleja en la calidad educativa del país.

La falta de textos escolares, además de afectar enormemente en el aprendizaje de los niños y jóvenes estudiantes, también es causa de constantes quejas entre los padres de familia quienes señalan que, si en muchos casos no tienen ni para alimentar a sus hijos, peor para estar sacando la fotocopias de los pocos libros que no ajustaron en las escuelas.