Cortés FM 105.7 | Cristal FM 88.9

Con más variedad musical

“Israel no tiene un plan para Gaza para cuando termine la guerra”, según advierten expertos

El primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, prometió “cambiar Medio Oriente”.

Joe Biden, presidente de Estados Unidos, aseguró que “no hay vuelta atrás”.

Pero mientras las fuerzas israelíes intensifican sus ataques en la Franja de Gaza y reiteran sus advertencias a la población palestina para que evacuen y se quiten del medio, son muchos los que se plantean estas dos interrogantes: ¿hacia dónde se dirige la guerra y qué vendrá después?

Después de los atroces ataques del 7 de octubre, las autoridades israelíes han dicho una y otra vez que tienen la intención de arrancar a Hamás de la Franja de Gaza, militar y políticamente.

Pero más allá de mostrar un poderío militar implacable y abrumador, no está claro cómo lograrán ese ambicioso objetivo que no tiene precedentes.

No se puede promover un paso tan histórico sin un plan para el día después“, afirmó el doctor Michael Milshtein, director del Foro de Estudios Palestinos del Centro Moshe Dayan de la Universidad de Tel Aviv.

Milshtein, antiguo jefe del Departamento de Asuntos Palestinos de la Inteligencia Militar israelí, teme que la planificación apenas haya comenzado.

“Hay que hacerlo ahora mismo”, afirma.

Personas heridas durante un ataque sobre los territorios palestinos. 

Reuters
Personas heridas durante un ataque contra los territorios palestinos.

Diplomáticos occidentales aseguran que están inmersos en intensas conversaciones con Israel sobre el futuro, pero que hasta ahora no hay nada claro.

“No hay en absoluto un plan fijo”, me dijo uno. “Puedes esbozar algunas ideas sobre el papel, pero hacerlas realidad va a llevar semanas, meses de diplomacia“, agregó.

Existen planes militares que van desde degradar la capacidad militar de Hamás hasta tomar el control de amplias zonas de la Franja de Gaza. Pero quienes tienen una larga experiencia en crisis anteriores dicen que hasta ahí llega la planificación.

“No creo que exista una solución viable y factible para Gaza para el día siguiente a cuando repleguemos nuestras fuerzas”, afirma Haim Tomer, ex alto funcionario del servicio de inteligencia exterior israelí, el Mossad.

Los israelíes son casi unánimes: Hamás debe ser derrotado. Las masacres del 7 de octubre fueron sencillamente atroces. No se puede permitir que la organización vuelva a gobernar Gaza.

Pero Hamás, dice Milshtein, es una idea, no algo que Israel pueda simplemente borrar.

“No es como Berlín en 1945, cuando se colocó una bandera sobre el Reichstag y se acabó”.

Fuerzas israelíes. 

EPA
El ejército israelí ha llamado a un número récord de reservistas para la guerra contra Hamás.

“Grandes errores en Irak”

Un paralelismo mejor, explica, es Irak en 2003, donde las fuerzas aliadas lideradas por Estados Unidos intentaron eliminar todo rastro del régimen de Sadam Husein.

La llamada “desbaacificación” (por el proceso en el que se ilegalizó y proscribió al partido Baaz de Husein) fue un desastre.

Dejó sin trabajo a cientos de miles de funcionarios iraquíes y miembros de las fuerzas armadas, sembrando las semillas de una insurgencia devastadora.

Refugiados palestinos que han huído de Gaza. 

Reuters
Refugiados palestinos que han huído del norte de Gaza.

Veteranos estadounidenses de aquel conflicto se encuentran ahora en Israel, hablando con el ejército israelí sobre sus experiencias en lugares como Faluya y Mosul.

“Espero que expliquen a los israelíes que cometieron grandes errores en Irak”, afirma Milshtein.

“Como por ejemplo, que no se hagan ilusiones con erradicar el partido gobernante o cambiar la mentalidad de la gente. Eso no ocurrirá”.

Los palestinos están de acuerdo con ese punto de vista.

“Hamás es una organización popular con mucho arraigo “, afirma Mustafa Barghouti, presidente de la Iniciativa Nacional Palestina. “Si quieren eliminar a Hamás, tendrán que limpiar étnicamente toda Gaza”.

Esa idea -que Israel pretende en secreto obligar a cientos de miles de palestinos a abandonar la Franja de Gaza y trasladarse a Egipto- está agitando los temores más profundos de los palestinos.

Para una población ya compuesta en gran parte por refugiados -aquellos que huyeron o fueron expulsados de sus hogares cuando se fundó Israel-, la idea de otro éxodo masivo evoca recuerdos de los traumáticos acontecimientos de 1948.

Huir significa un billete de ida“, afirma Diana Buttu, antigua portavoz de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP). “No significa volver”.