Cortés FM 105.7 | Cristal FM 88.9

Con más variedad musical

Honduras sigue siendo un país “nocivo” para la niñez debido a la “ausencia del Estado”

El coordinador del Observatorio de la Niñez y Adolescencia de Casa Alianza, Bertilio Amaya, señaló que no solamente en este momento la niñez y juventud hondureña “está pasando vicisitudes”, ya que las dificultades y necesidades de la población infantil responde a una cuestión “estructural” que arrastran los distintos gobiernos. 

Expertos en temas de la niñez advierten que Honduras sigue siendo un país “nocivo” para los infantes y jóvenes, y es el resultado de la “ausencia del Estado” para atender la lamentable realidad de miles de niños y niñas.  

A estas “dificultades” lamentablemente no se les da la atención debida y por lo tanto continúa este “círculo de exclusión” que se ve reflejado también en el en ausentismo escolar, asesinatos, desplazamiento forzado, migración infantil, en las solicitudes de refugio de asilo a otros países, entre otras tantas problemáticas, indicó a Hondudiario Amaya.  

El especialista consideró que hay un estancamiento en la creación y ejecución de políticas públicas a favor de la niñez debido al “factor político”, pues cuando viene un gobierno y hay alguna iniciativa de crear alguna política de beneficio, el siguiente gobierno lo bloquea porque no va “con sus intereses” o “visión” y por lo tanto esto viene retrasando los procesos.  

Bertilio Amaya, Casa Alianza

Eso lo hemos vivido con la política de niñez que, pues todavía se encuentra “engavetada” y no se le da debida atención, comentó.  

Amaya reseñó que de varios años atrás se nota que las últimas políticas no dependen del Poder Legislativo, más bien del Ejecutivo, es decir que por decreto del Consejo de Ministros se elaboran algunas iniciativas, pero desde el Congreso Nacional existe una “ausencia”. 

“No hay una debida concatenación entre los poderes que responda a las necesidades de la niñez y juventud”, acotó.  

Crímenes contra la niñez  

Según datos de Casa Alianza, entre el primero de enero al 30 de noviembre de 2023, se reportó la muerte violenta de 246 niñas, niños y jóvenes menores de 23 años de edad, de los cuales 99 fueron niñas y niños, y 147 jóvenes, del total de 1,380 personas fallecidas por esta misma causa.   

Solo en lo que va de este año 2023, se registran 299 muertes violentas de niñas y mujeres, de las cuales el 29 por ciento son consideradas femicidios.   

Al respecto, Amaya lamentó que “no vemos un actor efectivo por parte de quienes ejercen la justicia en el país”.  

Un Ministerio Público que no actúa en la investigación de los crímenes contra la niñez y una Policía que muchas veces “se ha visto involucrada”, y con lo anterior situaciones lamentables van a seguir pasando “sin que se vea que hay un real interés por parte de los tomadores de decisiones y de las personas que se encargan de impartir justicia para resolver estos problemas”, cuestionó.  

Migración infantil  

El experto definió que la migración infantil es un problema “complejo” y estructural que no tendrá solución en el corto plazo ni mediano plazo.  

Según Amaya, si el estado cumpliera contener buenas instalaciones educativas, maestros, meriendas, buscar de alguna manera que la familia también tenga un ingreso para enviar a sus niños a las escuelas y colegios y no trabajar, esto evitaría “en gran medida” la migración infantil.  

 

Amaya confió a Hondudiario cifras “alarmantes” de la detención de niños en la frontera sur de Estados Unidos, solo al cierre del año fueron más de 30 mil y en el acumulado entre 2010 y 2023 son más de 200 mil “niñas y niños que iban solos sin la compañía de un adulto”.  

“Mientras no se resuelva los problemas estructurales la migración infantil va a continuar, la deserción escolar, el trabajo infantil y todas estas problemáticas que ocasionan en que niña sin niño huyan de Honduras”, advirtió.

La niñez bajo “mucha vulnerabilidad” 

De su lado, el director de Programas de Casa Alianza, Ricardo Coello, también señaló a Hondudiario que la situación de la niñez sigue siendo de “mucha vulnerabilidad” y Honduras como tal sigue siendo un país “nocivo” para las niñas y los niños.  

Vemos como los niños siguen retornado al país porque tomaron la ruta migratoria “a estas alturas ya llevamos más de 11 mil niños que han retornado”, manifestó.  

Coello alertó que en algunos barrios y colonias se ha “recrudecido” lo que es el reclutamiento del crimen organizado de niños y jóvenes para ser utilizados en acciones delictivas “lastimosamente”.  

 De igual manera, deploró que hoy en día hay a aproximadamente 500 mil niños y niñas están trabajando y realizando labores que ponen en riesgo su vida.  

El experto en temas de los derechos de la niñez explicó que la mayoría de la población infantil trabaja en la agricultura, pero también hay niños laborando en las minas y “esto pone en riesgo su vida”.  

Además, coincidió en que el sistema educativo “no ha dado la respuesta que todos deseamos y que debería de tener” y le sumamos un proceso excluyente de ingreso a la única universidad pública del país “esto reduce las posibilidades para que un joven pueda “realmente salir de ese ciclo lastimoso” de la pobreza y violencia.  

Muchos jóvenes ven como una opción esa “oferta” del crimen organizado para sostener a sus hogares, lamentó.