Cortés FM 105.7 | Cristal FM 88.9

Con más variedad musical

Extienden hasta el 1 de enero de 2024 el estado de excepción parcial en Honduras

La Policía Nacional informó este lunes sobre la ampliación por 45 días más del «estado de excepción parcial», en vigor desde diciembre de 2022, como medida para reducir los índices de violencia en al menos 158 de los 298 municipios del país.

Mediante sus redes sociales, la institución policial indicó que la nueva disposición se publicó en el diario oficial La Gaceta, a través del PCM 46-2023, estableciendo una vigencia hasta las 6:00 p.m. del lunes 1 de enero de 2024.

«Son 158 municipios de Honduras donde se establece la implementación de la normativa legal para contrarrestar la incidencia criminal derivada de estructuras criminales organizadas», citó la Policía Nacional.

Agregó que desde su implementación en diciembre del año pasado, el estado de excepción parcial ha permitido al Gobierno; mediante las instituciones de seguridad, atacar frontalmente la inseguridad que ejercen principalmente traficantes de drogas ilícitas, maras y pandillas».

Según cifras oficiales, la violencia deja este hasta octubre de 2023 unas 2,306 víctimas mortales, 455 menos que las 2,761 reportadas en el mismo período de 2022.

Desde que inició el estado de excepción el Comisionado Nacional de Derechos Humanos (Conadeh) recibió 286 quejas.

Estado de excepción

El decreto ejecutivo permite a la Policía Nacional y otros entes de seguridad realizar operaciones focalizadas en los municipios considerados más violentos del país.

En las últimas dos décadas, muchos micros, pequeños y medianos empresarios que se han negado a pagar el llamado «impuesto de guerra«.

Esto, es la extorsión de los pandilleros para permitir que los negocios funcionen, se han visto obligados a cerrar o desplazarse internamente en el país centroamericano.

Muchas de las víctimas mortales eran conductores del transporte urbano, interurbano y de taxis.

Grupos formados por jóvenes y adultos, conocidos como «maras«, dominan algunos barrios de Honduras con un «modus operandi«. Este se basa en el asesinato y la extorsión, prácticas a las que se suman la amenaza y la persecución.

La violencia criminal en Honduras deja un promedio diario de entre diez y quince personas muertas, según fuentes oficiales.

El estado de excepción, vigente en Honduras desde el 6 de diciembre de 2022, suspende algunas garantías constitucionales; como la libertad de circulación, el derecho de asociación y reunión, y la inviolabilidad del domicilio.